Víctor Manzanares, histórico contador de los Kirchner, firmó un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli para convertirse en arrepentido en la causa de los cuadernos