Venezuela: seis hombres (y medio) y un destino