Una obra de arte en plena Plaza San Martin