Una embarazada de 35 años fue apuñalada hasta morir en Nueva York: su novio es el principal sospechoso