Un sobreviviente del Holocausto de 98 años contó cuál es su secreto para la felicidad y se volvió viral