Un sábado a todo trapo: viví la Maratón Abasto