Un recorrido por el Wanda Metropolitano, el estadio más tecnológico de España en el que el Real Madrid nunca pudo vencer al Atlético