Un libro argentino no pasó el filtro de la policía política cubana