Un desembarco en la Costa en búsqueda de votos