Un defecto en Instagram filtró datos de los usuarios durante meses