Un crimen que conmocionó a Alaska estuvo 26 años sin resolverse hasta que un novedoso análisis de ADN reveló al asesino