Un baby shower en un penthouse y jet privados: el polémico viaje de USD 500