Un aforismo para Stephen Hawking a días de su muerte