Tras el colapso de la represa en Brasil, la minera Vale suspendió el pago de dividendos a los accionistas y cae su cotización en Wall Street y San Pablo