Trabajo intenso, profesionalismo y vocación: la intimidad de la Línea 144