Sobre la potencia del debate: la Noche de las Ideas vuelve a la playa