Shakira en Vélez: rock de estadio, con una dosis perfecta de seducción

Shakira en Vélez: rock de estadio, con una dosis perfecta de seducción

Shakira es una de las artistas más famosas del mundo. Una latina que logró -con un inteligente trabajo de producción y promoción- meterse en el listado de figuras globales que convocan multitudes. Hasta Britney Spears demostró su cariño por la colombiana, hace unos días, bailando al ritmo de una de sus canciones. Su gira “Sale el sol world tour” (2010-2011) recaudó más de 145 millones de dólares y logró reunir a más de cuatro millones de personas, la segunda gira consecutiva con ese récord de la oriunda de Barranquilla.

El Dorado World Tour” está a la altura de las grandes producciones. Un despliegue tecnológico de alto impacto, con pantallas led de ocho metros y tres toneladas de luces. Ella no está sola en la aventura, también cuenta con una banda que se ajusta a sus necesidades.

¿Qué podemos esperar de un show de Shakira? Entrega, pasión, brillo, color, alma y sangre latina. Como una buena descendiente de árabes, sus caderas no mienten, y se fusionan a la perfección con la fórmula pop.

El setlist fue justo para la ocasión. No podían faltar sus últimos hits, poderosas colaboraciones con Maluma (Chantaje), Nicky Jam (Perro fiel), Carlos Vives (La bicicleta), que convirtieron al estadio de Vélez en una pista de baile o “La tortura”, con Alejandro Sanz. Sus fans de la primera época, que crecieron junto a sus canciones vibraron con el remix de “Estoy aquí” y “¿Dónde estás corazón?”, perfecto para entrar en clima, “Si te vas”, “Tú”, “Inevitable”, “Suerte”, “Loca” enganchada con “Rabiosa”, entre otras.

En la noche no pudo faltar su set mundialista con las ya clásicas “La la la”, que inmortalizó el mundial de Brasil, y la querida por todos “Waka Waka”.

Un momento especial del recital, ante más de 40 mil fans, fue cuando la cantante interpretó “Amarillo” -con todo el estadio iluminado con ese color- y el homenaje a su querido amigo, con quien llegó a grabar, Gustavo Cerati. Llevó una foto del querido artista en su guitarra. La intimidad tuvo su cuota con los versos de “Antología“, un tema que compuso a los 17 años.

Shakira, feliz cerca de sus fans.
Shakira, feliz cerca de sus fans.

Shakira tuvo una noche de buena dosis de pop, reggaetón, un guiño al reggae en la buena versión de “Can’t Remember to Forget You“, que terminó tocando la batería con mucha fuerza.

Después de siete años, la colombiana tuvo su reencuentro con el público argentino. El sábado repetirá en el estadio de Rosario Central.

Fotos: agencia EFE

Dejar una respuesta