Se vendió la casa más cara de los Estados Unidos: 238 millones de dólares