“Roma” es lenta, indulgente y casera: la crítica de un miembro anónimo de la Academia de Hollywood