Residente acompaño a La Viola a recorrer su historia por las calles de Puerto Rico