Quinoa, el grano madre