Qué fue de la vida de Andy, el excantante de “Los Altos...

Qué fue de la vida de Andy, el excantante de “Los Altos Cumbieros”

“Andy, fijate que volvieron. ¿Quiénes? ¡Los Altos Cumbieros!”. ¿Cuántas veces escuchaste esa frase? En 2003, la industria de la cumbia villera le dio paso Los Altos Cumbieros, un grupo que surgió para competir con Damas Gratis, Yerba Brava y Pibes Chorros, las bandas del momento. Sus integrantes fueron Andy y Chucky, que después de varias diferencias prefirieron seguir su camino por separado.

Los años pasaron y Andrés Prevetti no está dispuesto a abandonar los hits “La colaless”, “Ruperta”, “La fiesta de tu hermana” o “No voy a llorar”. Aunque encaró su carrera solista, no puede desprenderse de esos éxitos que lo coronaron en lo más alto.

En diálogo con La Viola, el artista recordó con mucho cariño y respeto sus inicios en la movida tropical: “Cuando iba al Liceo 8, en Mataderos, tenía una bandita de rock. Un día mi mamá vio en la calle que hacían un concurso en Magenta donde si salías ganador te hacían el disco. Nos anotamos y ahí empezamos con la cumbia”.

Andy y Chucky fueron Los Altos Cumbieros.
Andy y Chucky fueron Los Altos Cumbieros.

¿Por qué se terminó Altos Cumbieros? Según él, el quiebre con Chucky se dio por varias diferencias a nivel musical. “Después del tercer material pensábamos muy distinto. Yo me quería expandir en la música y él no aceptó. No hay una rivalidad. Por suerte no nos molestamos. La gente piensa que nos odiamos, pero las asperezas se limaron”, dijo.

Andrés está orgulloso de venir de la “vieja escuela”, aquella que implementó la denominada cumbia base. Sin embargo, sabe que los tiempos cambiaron y sus letras ahora serían imposibles de componer: “Ahora sería difícil escribir temas como La colaless. Es muy complicado. Son historias muy pícaras, pero por suerte hay gente que entiende que venimos de otra época”.

Los mitos de la cárcel y las drogas en el ambiente de la cumbia villera nunca lo afectaron. “No tengo un solo paso por la comisaría. Vivo en Lomas del Mirador. Tengo una hija, jamás tuve problemas con la policía. Hay drogas, sí, pero las agarrás si realmente querés encontrarlas. Soy un pibe normal al que le gusta hacer cumbia”, reconoció.

Por último, Andy, como le dicen cariñosamente en la calle, expresó que además de su banda también tiene otro oficio: “Trabajo mucho como albañil, trato de hacer laburos independientes”.

Dejar una respuesta