Porfirio Muñoz Ledo se desvaneció al llegar a Palacio Nacional