Por qué Netflix ya no se considera una empresa tecnológica