¿Por qué dañamos a los robots?