Por la crisis de los opiáceos, la expectativa de vida bajó por segundo año consecutivo en EEUU