Pasaje Lanín, la cuadra donde las paredes se convierten en lienzos