Pagan una fortuna por la primera y bochornosa solicitud de trabajo de Steve Jobs