Ozzy Osbourne, un encuentro con el “príncipe de las tinieblas”

Ozzy Osbourne, un encuentro con el “príncipe de las tinieblas”

168

Ozzy se destaca por su carisma. Un estilo propio. El “principe de las tinieblas” creó un personaje hace 50 años que alimentó las más oscuras y fantásticas leyendas, como cuando le arrancó la cabeza a una paloma (también a un murciélago), más extraños rituales satánicos. Su forma de ser lo llevó a tener su propio reality con sus familiares como protagonistas.

Pero también fue la voz de Black Sabbath, una importante banda formada junto a Geezer Butler, Tony Iommi y Bill Ward, en 1968, en Birmingham, Inglaterra. Si los Beatles (el grupo favorito de Ozzy) transformaron el concepto de rock a principio de los ’60, Sabbath aportó lo suyo, como creadores de un nuevo sonido que conocemos como heavy metal.

La banda ya se terminó”, fue lo primero que respondió al recordarla. “Fue una experiencia brillante salir a recorrer el mundo junto a esos muchachos. El círculo lo cerramos con la presentación en Birmingham, el lugar donde nací. Nunca voy a olvidar ese momento“, resaltó en una entrevista con La Viola antes de su llegada a la Argentina.

– ¿Cómo fueron los primeros días de la banda?

Fascinantes. Teníamos mucha potencia. Lo puedo comparar con un chico esperando los regalos para Nochebuena.

– “Paranoid” fue un disco muy importante dentro de la carrera de Black Sabbath ¿Cómo lo podés definir?

Es muy difícil. Fue parte de ese momento. Los primeros cinco discos del grupo fueron muy especiales. Después siento que nuestro foco cambió. Estábamos muy contentos y, como suele pasar con otros compositores, compusimos nuestras mejores canciones cuando éramos desconocidos.

Black Sabbath, a principios de los '70.
Black Sabbath, a principios de los ’70.

– ¿Cómo sigue tu relación con los otros integrantes?

Estoy ocasionalmente en contacto con Tony. Del resto de los chicos no sé nada. Ellos tienen mi número y saben que estoy por cualquier cosa que puedan llegar a necesitar.

SU TRAYECTORIA COMO SOLISTA

En 1979, Ozzy fue echado de Black Sabbath. Su relación con el guitarrista Iommi era difícil por esos días. En realidad, siempre lo fue. Ya antes de arrancar con el grupo (se conocían de la escuela), terminaron varias veces a las trompadas. Fue reemplazado por Ronnie James Dio.

Fue una época oscura para el músico, que también tuvo que afrontar su divorcio de su primera esposa Thelma. Ozzy se sumergió en una profunda depresión. Gracias a algunas amistades, como Sharon Arden, quien luego sería su mujer, buscó refugio en la música. En 1980, publicó Blizzard of Ozz, su primer trabajo en solitario.

“En esa época, no tenía nada que perder y sí tenía mucho por ganar. Cuando conseguís tu primer hit, todo cambia. Es ahí cuando te piden otro y aparecen las presiones”, recordó.

Su tercer álbum, Bark At The Moon (1983) marcó la carrera del artista, tanto en lo musical como en lo personal. Pero guarda un sabor amargo. “Lo grabamos después de la muerte Randy Rhoads. Jake E Lee hizo un gran trabajo y se tuvo que poner en su lugar. Él era muy subestimado como guitarrista”.

Ozzy junto a Randy compartiendo el escenario. "Lo extraño todos los días", contó el cantante.
Ozzy junto a Randy compartiendo el escenario. “Lo extraño todos los días”, contó el cantante.

En marzo de 1982, después de un show, Ozzy junto a sus músicos paró a descansar en una zona que tenía un aeropuerto. El chofer del micro de la gira decidió llevar a Randy y a una maquilladora a dar un paseo en una pequeña avioneta. Sobrevolaron varias veces al micro, pero algo salió mal. El toque de una de sus alas cambió el rumbo de la aeronave que fue a parar contra una casa. Los tres ocupantes murieron en el acto.

– ¿Cómo lo recordás a Randy?

Fue el primero y el único músico de verdad con el que tuve el honor de trabajar. Él podía escribir y leer las partituras. Daba clases en la escuela de su madre y eso le dio mucha paciencia para poder trabajar en mi proyecto. Por ejemplo, en Sabbath yo me tenía que adaptar a los riffs de Tony. Randy me enseñó a ver cómo podía lograr mi propia visión. Fue una gran persona y lo extraño mucho.

– Ya son muchos años sobre los escenarios ¿Cómo podés definir tu carrera ?

Fue increíble. No puedo creer que tuve la suerte de tener fans tan fantásticos que me acompañaron en todos estos años.

– ¿Cómo te sentís sobre el escenario?

Es como estar en casa. Siempre trato de dar lo mejor.

SU REGRESO A LA ARGENTINA

Ozzy Osbourne visitó el país en reiteradas ocasiones, tanto en plan solista, como con Black Sabbath. Tiene una fuerte relación con sus fans locales. Los siente muy cerca. “Son increíbles. El público es muy fanático de mis canciones. Para mí, en lo que tiene que ver con la música, son los mejores. Cada vez que estoy sobre el escenario en Buenos Aires trato de dar lo mejor. Tengo muchas ganas de llegar para encontrarme nuevamente con ellos”, describió. El 11 de mayo se lo podrá disfrutar en GEBA.

– ¿Cómo te preparás para este nuevo show en Buenos Aires?

Me gusta llegar bien preparado con la voz. Ya estoy con algunos ejercicios. También rezando para que todo salga de la mejor manera posible.

– ¿Qué nos podés adelantar del listado de temas?

Esa cuestión es para mí. Vos tenés que venir al show y descubrirlo.

– ¿Por qué decidiste dejar de hacer giras?

La verdad es que no me voy a retirar del todo. Esta será mi última gira mundial. Voy a seguir haciendo algunos shows, pero muy pocos. Ahora quiero pasar más tiempo con mi familia.

– ¿Cómo ves tu futuro?

Con mucha esperanza.

Por último, le dimos la posibilidad de hacerse una pregunta. “Por qué tenés miedo cuando subís al escenario? Pasaron los años y todavía consulto a mi gente si tuve un buen show o no”.

Dejar una respuesta