“Nunca Jamás en Venezuela”, las voces de los que no están