“Nunca Jamás en Venezuela”, las cicatrices de una dictadura