Nuestros pensamientos: ¿amigos o enemigos?