Novak Djokovic arrolló a Rafael Nadal y se consagró campeón del Abierto de Australia