Nadal venció a Djokovic en una atípica final y se consagró campeón del Masters 1000 de Roma