Marie Kondo: “Me inspiró el Dios del orden”