Manuel Vicente, en la piel de un huraño y delirante sereno de garage en “Hora, día, mes”