Los riojanos le dieron la espalda al plesbicito de Sergio Casas: solo votó el 40 por ciento del padrón