Los nuevos datos que demuestran por qué una dieta saludable debe incluir fibras y evitar los fritos