Los locales comerciales caen como moscas, la depresión es severa, pero no todo pasa por el bolsillo