Los gobernadores: ¿equilibristas o estrategas?