Los dobles de Rodrigo Duterte y de Kim Jong-un causaron gran revuelo en una misa en Hong Kong