Los “chalecos amarillos” se enfrentaron con la Policía francesa en otro sábado de protestas