Lo condenaron a ocho años de prisión por abusar sexualmente de la hija menor de una vecina