“Live Forever” de Oasis fue elegida como la mejor canción británica de la historia