Lea Zajac, el número 33