Las últimas horas de un condenado a muerte: cedió su cena a los desamparados y pidió perdón por el terrible asesinato de su esposa hace 35 años