Las cuatro preguntas que sugiere la incursión de México en la tecnología de cámaras con reconocimiento facial