Las canciones que sonaron desde el margen

Las canciones que sonaron desde el margen

186

En un año marcado por los lanzamientos de los tanques de la industria (Babasónicos, Calamaro, Indio), las bandas sub-30 salieron a darle batalla a los increíbles discos que grabaron las glorias del rock nacional.

Ya instalados para dar el gran zarpazo y sumarse a las filas mainstream, los Banda Los Chinos viajaron a los estudios Sonic Ranch, en Texas, para darle vida a Bach, un álbum en el que reflejan su influencia ochentosa mientras la voz de Goyo Degano proyecta un futuro de masividad.

Dentro de un plano ecléctico y de reelectura constante del presente musical, Juan Ingaramo lanzó Best Seller, su tercer disco, lleno de featuring y con una propuesta ambiciosa desde el sonido urbano. Es un cantautor que se sabe mover por los márgenes del pop, que eleva el género y lo reconfigura a su imagen y semejanza. En un plano similar, Salvapantallas presentó SMS, su esperado disco debut –que fue presentado ante un teatro Vorterix colmado-. Entre la suavidad de la voz de Zoe Gottuso y la cruza de estilos, la banda proyecta su propio imaginario pop sin perder el rumbo cancionero.

Ese monstruo compositivo llamado Francisca y Les Exploradores –con su nombre aggiornado a la coyuntura- viajó hasta México para darle forma a Hermafrodita, un álbum que en el que juegan todo el tiempo entre la sensibilidad y la ingenuidad, y en el que se destaca “Villa Urquiza”, una canción a dúo con Fito Páez.

La tapa de Hermafrodita, de Francisca y les Exploradores.
La tapa de Hermafrodita, de Francisca y les Exploradores.

Entre los cantautores clásicos de voz y guitarra, Tomás Amante rompió el molde con Práctica del habitar, un álbum de canciones urgentes que van de la cama al living, y del living a la terraza; Pepo San Martín, líder de Científicos del Palo, entregó su primer disco solista, grabado en la intimidad de su casa y en el que el trabajo de su guitarra acústica gana en emotividad y lo logra despegar del espectro Divididos/político en el que juega su banda.

El indie ganó la batalla al galope de Fuego artificial, el segundo LP de Las Ligas Menores, que refrescó su propuesta con 13 canciones climáticas y hermosas sobre la vida y las giras. Desde Mendoza, y en el año de su consagración independiente, Perras on the Beach presentó Flow de Cuyo, un álbum para el que Simón Saieg y Bruno Beguerie se pusieron bajo las órdenes de los Usted Señálemelo para crear un universo expansivo y sin género que los posiciona como la figurita díscola de la escena mendocina.

Entre los lanzamientos bellos, fuertes y llenos de fuzz, Las Armas BsAs reconfiguraron su sonido blues/garaje/conurbano con El camino no elegido, un álbum político, que suena a crisis y desolación. Las Olympia presentaron su debut homónimo, donde las guitarras a los Stooges dominan un trabajo climático y opresivo.

Dentro de la escena más oscura, Ca7riel, tremendo frontman y guitarrista, solo necesitó de seis canciones para darle vida a Livre, un debut que lo marca como una de las figuras más interesantes dentro de la escena hip hopera actual. Mientras que los ya consagrados Jvlian lanzaron Crisis –su propio signo de los tiempos-, un disco maduro que juega a la par de sus contemporáneos anglosajones.

Dejar una respuesta