La sonda japonesa Hayabusa2 se posó en el lejano asteroide Ryugu