La resistencia de la prensa alienta la esperanza en Nicaragua